27 de julio.

I. He vuelto a ser una niña.
Me miro y sigo siendo la misma
pero con más arrugas y menos pelo
con las caderas más grandes
con el corazón más grande.

II. Anoche el sofá fue nuestro nido
y tus manos me recorrieron entera
y volví a sentirme infinita en
este mundo lleno de basura
y nada me pareció malo,
solo regular.
Tu boca besando mi cuerpo
y los créditos de la peli de fondo
porque no hay momento mejor
para besar y que te besen
que después de una película.

III. Como le explico a mi nuevo yo
que ya no tengo miedo de
mi antiguo yo
ni de los recuerdos, ni de las palabras
que el miedo ha desaparecido
desde que vivo en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario