diario 12 de octubre.

El camino es largo pero no importa. La gente grita, canta y habla en voz alta, pero a nadie parece importarle. Ni siquiera a mí. Sentimos que tenemos la noche para nosotras, que todo lo que pueda pasar nos hará eternas y felices. 
El olor a orín de la noche, el alcohol, la gente que grita, baila y salta. El olor a porro. Las parejas morreándose en las esquinas, la gente follando en los puntos muertos, la música de fondo.
Quiero que no acabe nunca, que no acabe, que no acabe, que no acabe.
ACDC de fondo, suena, el punteo de la eléctrica, me agarran del brazo y me obligan a saltar. "Grita, salta, sé libre"

1 comentario:

  1. Te prometo que he sentido la emoción en la boca del estómago, ese grito cuando suena la primera nota de una canción que te gusta. Y también he sentido la noche, el gentío, incluso la decadencia. Es raro, pero creo que también me quedaría a vivir en ese instante.

    (gracias)

    ResponderEliminar